"...es que esto de escribir es un dolor que nos viene horadando de continuo, que nos nace de pronto
como nace de nuevo un corazón que estaba muerto..."
"Vicente Martín Martín"

viernes, 28 de junio de 2013

Cuarenta y siete segundos



 
Cuarenta y siete segundos

para edificar la madrugada en tus pupilas,

renacer en siembra

y morir desangrada

por el rojo filiforme de una amapola.

 

Cuarenta y siete

para forzar la inclinación de un sueño,

llenar los miedos de acueductos

y desnudarte

al destello nocturno de una concha en la arena.

 

Menos de un minuto,

en mitad de una vida por olvidos,

para enamorarte,

para plegarme en esquirla de horizonte

y engendrar auroras con tus labios,

para presentarte, uno a uno,

todos los girasoles de julio,

dar la vuelta al mundo en una gota de lluvia

y mancillar cada blancura de invierno

con el rubor de tus pómulos.

 

Y ser por una vez

bajo el umbral postizo de esa grieta entre el vértigo,

ser teorema, oración,

última voluntad de un huérfano

o súplica

de una historia sin término

en el vientre concéntrico del purgatorio.

 

Cuarenta y siete segundos para navegar

allí donde los escarabajos dejan de luchar

por darse la vuelta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime qué opinas