"...es que esto de escribir es un dolor que nos viene horadando de continuo, que nos nace de pronto
como nace de nuevo un corazón que estaba muerto..."
"Vicente Martín Martín"

jueves, 28 de marzo de 2013

Tarde de agosto


Fuera un verano amarillo y silente,

dentro un paisaje

de catedrales ocultas tras la lluvia,

en el aire los sueños,

la inconsciencia fértil,

en mis ojos la mirada del cautivo

y la certeza

de unos dedos que nunca tocarán las nubes.

 

Y en el centro de estos centímetros cansados

una nuez partida

palpitando en el pecho del olvido.

 

El horizonte retorcido en el alféizar,

las calles desiertas de un corazón a medias,

los péndulos tetrapléjicos,

los sobres cerrados…

Todo

en esta tarde de agosto

tiene esa disfonía

que acompaña a las multitudes sin rumbo,

ese rezo insumiso

que nos avergüenza el alma.

 

Y tú ausente,  con la piel blindada

y la sangre translúcida,

derramando aguaceros por los labios.

Tú allí, tan lejos

que los recuerdos llegan sin remite,

sin rincones propios,

que los pájaros se cansan de ser pájaros

y regalan sus alas a los sauces

a cambio de un abrazo.

 

Tan imposible

que una tarde de agosto es suficiente

para morir de frío bajo el sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime qué opinas