"...es que esto de escribir es un dolor que nos viene horadando de continuo, que nos nace de pronto
como nace de nuevo un corazón que estaba muerto..."
"Vicente Martín Martín"

miércoles, 26 de abril de 2017

Jugamos

Jugamos,
sin contar más que el peso de esas alas
que cubrían nuestra espalda aventurera,
a ser dioses, profetas del deseo,
atrevidos viandantes del abismo más tierno
en su mitad vencida.

Pensábamos entonces en un mundo de azúcar,
de gaviotas errantes buscando aquel océano
perdido en nuestras bocas,
creímos saber los evangelios del destino
y conjugamos los tiempos de los árboles
con los ojos cerrados.

Éramos arrecifes en flor en el pecho contrario,
mundo inventado entre el perímetro
de la primera sed
y el vino de los cuerpos,
delineantes de un alba que llegaba sin prisa
al parto prematuro de los sueños.

El calendario no entraba en nuestro dogma
de sabernos indómitos, perpetuos,
prisioneros del hambre y la saliva,
del instante y la carne.

Nos jugamos tanto
que casi no recuerdo tu sonrisa,
sé que te quise,
pero ha llovido mucho desde entonces.