"...es que esto de escribir es un dolor que nos viene horadando de continuo, que nos nace de pronto
como nace de nuevo un corazón que estaba muerto..."
"Vicente Martín Martín"

domingo, 30 de octubre de 2016

Está empezando a llover

Me pesan los dedos, los párpados, las pocas ideas
que me brotan de la piel tienen plumas de acero
y los pies parecen arrastrar, a duras penas,
las sombras del mundo.



La noche es pegajosa y tan sólo
la caricia de su huella en las cortinas
me hace volar a otros subsuelos,
a otras esquinas
donde el aliento se convierte en pasadizo
de los sueños por venir.

He bebido una copa, tal vez sea eso o, quizás,
sean las búsquedas estériles
las que pausan el tiempo y espesan aún más la luz
de los andenes,
es probable que esté ebria, agotada
de una realidad que avanza cabizbaja
o que la costumbre haya encorvado mis gestos
y una leve sonrisa
sea más difícil de izar que un horizonte.

No lo sé, sólo puedo decir que esta noche mi cuerpo
es una nuez sobre los hombros de una hormiga,
y la hormiga, sabe dios, mi alma noctámbula
sobre un océano envuelto en tempestades.

Y, para colmo, está empezando a llover...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime qué opinas