"...es que esto de escribir es un dolor que nos viene horadando de continuo, que nos nace de pronto
como nace de nuevo un corazón que estaba muerto..."
"Vicente Martín Martín"

jueves, 4 de diciembre de 2014

Desahucio



La noche, con su urdimbre de murallas,
devorando los rayos de una luna en quiebra,
enclaustrando las luciérnagas del camino.

El amanecer roto en mil pedazos
a través del prisma de unos párpados
moribundos de insomnio.

sábado, 29 de noviembre de 2014

Esperanza

Acabo de rescatar este poema de cuando empecé a escribir, hace ahora unos siete años.
Fueron mis primeros intentos

 Mófate de mí, insensata, despreciable sino
que agridulce mandas para amargar luego,
que me muestras el cuadro que posé desnuda
con hermosas luces y cándidos velos,
y me partes en trozos sin más mesura.

martes, 11 de noviembre de 2014

Te marchas

Te marchas
y los pájaros ya carcomen la estatua
en la que me has convertido,
el mundo escupe en mis zapatos
y las plazas, solitarias, silban ausencias
a mi alrededor.

domingo, 9 de noviembre de 2014

Que se pierdan tus pasos

Que se pierdan tus pasos
en la bifurcación de un suspiro indeciso,
que tus manos se enfríen y tu voz no insista
en componer
los estribillos del alma.

Si seguimos buscando en los glaciares
agujas encendidas
no nos quedarán destellos para engalanar la noche,
se nos cansarán los besos y nuestros latidos
serán simples esperas en la curva
de un péndulo incansable.

domingo, 27 de julio de 2014

Que nadie me diga en quién creer




Que nadie me diga en quién creer,
o qué pensar,
que no se atrevan a ejercer de ventrílocuos
y gobiernen mi voz.

El mundo es un camino demasiado corto
para llevar maletas,
para vivir de promesas que no son
sino cóncavos espejos en un salón a oscuras.

Ahora

Ahora que no hay noche ni mañana
separadas por paréntesis de sueños,
que todo es la misma cosa,
que las horas navegan en el mismo barco condenado
a fundirse en el fondo del océano.

domingo, 20 de abril de 2014

Quietos

 
Nos quedaremos quietos mientras el mundo
gira su timón hacia el momento más triste,
abrazados bajo la piel,
regocijados entre las sombras chinescas de esas almas
que nunca fueron nuestras.

Dejaremos
que nos acaricien la ausencia de camino al precipicio,
los veremos desfilar, uno tras otro,
con los cuerpos encendidos

martes, 1 de abril de 2014

Mientras duermes



Dormida,
envuelta en el aleteo del ánsar
que nunca alzó el vuelo
más allá de un sueño,
impermeable a la sed de las palmeras,
al eco de los claustros,
a la voz con que hibernar las murallas
para vestir, más tarde,
nuestros pasos.

martes, 11 de marzo de 2014

Ella

Acrílico sobre lienzo.
2011



Ebria

Acrílico sobre lienzo. Hace ya muchos años de esto.
A muy buen recaudo



Pasará

Porque todo pasa…


Hay un beso en cada esquina
esperando las alas con que volar a tus labios,
un quejido inaudible de montañas que se parten
con una mirada al borde,
unos hombros desnudos que recuerdan
la perfección del canto de una piedra
a su paso, indeleble, por el agua.

Hay un café, un día naciendo
en la arista de un sueño compartido,
un te quiero disecado en cada labio
y la certeza
de un morirse mil veces en tu cuerpo.

Un muro también, sí,
donde el camino parece dislocarse
como un prisma desnudo al mediodía,
un muro que oculta las orquídeas
y adormila canciones,
el mismo que se expande en una lágrima
y que, algún día, contemplará en mi espalda
esa tormenta ajena alimentando
la agonía de los bosques.

Hay un muro, sí,
pero también el mar en tus ojos,
un sueño, un café
y un beso con alas al otro lado.

Nos quedamos sordos

Silencio solamente,
un equipaje frustrado en cada párpado
y un quejido tetrapléjico
supurando por las colmenas del alma.

La vida allí,
al grosor exacto de la bisectriz de un sueño
y mis ojos pequeños,
demasiado pequeños para abarcar la noche.
Tú al lado,
con tu caudal de besos,
tu te quiero insomne
y un enjambre de horas para el tiempo.

Yo, como una oveja,
 rumiando mis angustias
en la voz quebrada de un mendigo,
tejiendo la otoñal sonrisa
de una flor de azahar en primavera,
inmensamente lejos
buscando las respuestas de un destiempo
que ya no es rostro de nadie,
abrazando gorriones
para ser ambos a medias
en mi egoísmo innato.

Nos quedamos sordos, algún día,
a los suspiros del alma,
a ésos que bailan en mis dedos cuando escribo,
en mis ingles cuando anhelo,
ésos que han ido callando, poco a poco,
a los pies de otro ciclón ingobernable.

Por ello te pido, mi amor, dime
y escucha,
acércate esta noche hasta mi pecho
y siénteme ese alma, con su dolor extremo,
con el amor efervesciendo en cada gramo,
antes de que la voz lo inunde todo
con sus azulejos grises
y sus muertos vivientes.

miércoles, 5 de febrero de 2014

Qué decir...


Qué decir
cuando la boca se te llena de libélulas
alzando el vuelo,
cuando la piel late en otro equinoccio
al son de las acequias y  en el pecho
te nace un diapasón con cada abrazo.
 
Qué
cuando la tierra se ha quedado sin mapas
de tanto buscarte,
cuando en el cuerpo
me brincan las piedras y los peces de un río
y las paredes se pliegan cada noche
para engendrar estrellas,
cuando tu voz es sueño que llevarse a los labios
y tus labios un sueño
con la voz entrecortada por mi aliento.
 
Qué decir
si amanece dos veces en la misma aurora
cuando sacudes los dos cielos
que guardas en los ojos.
 
No te esperaba, cuando de niña
pintaba corazones en las alas de un vencejo,
no cuando el primer pálpito, el primer deseo,
ni tan siquiera
cuando puse a disecar este corazón a retales
junto a las lavandas  y las hojas de eucalipto.
 
No te esperaba
porque nadie espera un mirlo cantando bajo el agua,
no un arco iris de madrugada
ni un naranjo en flor en las entrañas de un desierto
si no está loco.
 
Pero viniste
y ahora duermes cada noche
a un cielo de mis manos,
y soy pájaro, viento o rayo de luz para besarte
y decirte, muy suave,
como se hablan océano y horizonte,
que te amo.

viernes, 17 de enero de 2014

Cuando pienso en aquello













Cuando pienso que fue, cuando siento

que el pensar hace eternidad de un pensamiento,

me gustaría ser una roca pequeña, lisa,

con el único afán inofensivo

de dar saltos sobre el agua.


De "Abrazos proscritos", premio poesía Fray Serafín de Ausejo, 2010