"...es que esto de escribir es un dolor que nos viene horadando de continuo, que nos nace de pronto
como nace de nuevo un corazón que estaba muerto..."
"Vicente Martín Martín"

sábado, 6 de abril de 2013

Pablo Neruda. El viento en la isla

Hay poesías que nunca se olvidan, bien porque nos hagan sentir cuando las disfrutamos por primera vez o porque nos recuerden algún momento feliz de nuestra vida.
Son como canciones que hacemos nuestras, aunque no las cantemos, aunque sólo el silencio y una leve sonrisa nos brote cuando volvemos a leerlas.
Ésta es una de ellas.



EL viento es un caballo:
óyelo cómo corre
por el mar, por el cielo.


Quiere llevarme: escucha
cómo recorre el mundo
para llevarme lejos.


Escóndeme en tus brazos
por esta noche sola,
mientras la lluvia rompe
contra el mar y la tierra
su boca innumerable.


Escucha cómo el viento
me llama galopando
para llevarme lejos.


Con tu frente en mi frente,
con tu boca en mi boca,
atados nuestros cuerpos
al amor que nos quema,
deja que el viento pase
sin que pueda llevarme.


Deja que el viento corra
coronado de espuma,
que me llame y me busque
galopando en la sombra,
mientras yo, sumergido
bajo tus grandes ojos,
por esta noche sola
descansaré, amor mío.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime qué opinas