"...es que esto de escribir es un dolor que nos viene horadando de continuo, que nos nace de pronto
como nace de nuevo un corazón que estaba muerto..."
"Vicente Martín Martín"

jueves, 11 de abril de 2013

Esta mañana


Esta mañana me he despertado

y el sol era un superviviente,

otro como yo, como también los sueños

que aún exhalaban vapor de madrugada,

un tibio suspiro, famélico de otros,

acompasando los latidos de la aurora.
 

He abierto los ojos, como un transeúnte

acariciando la conciencia,

con el deseo y el pesimismo

de renacer entre tinieblas

y resquebrajar el ataúd de los minutos.
 

No estabas al otro lado del cristal,

como tantas otras veces cuando visitabas

mi agonía

con disfraz de lástima

y discursos ajenos,

no sufrían tus párpados ni tu boca

maldecía los desencuentros.
 

No había nada, sólo yo y una mañana

cargada de autismos y resaca, un porvenir

del tamaño de un insecto sobre la cómoda

y la misma frase al viento

ahogada en la garganta.


De "Abrazos proscritos", premio Serafín de Ausejo. Sevilla. 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime qué opinas